Banco Familiar S.A.E.C.A.

 
Hace más de 50 años, iniciamos un compromiso con el país.

La historia de Familiar se remonta al año 1967, cuando un grupo de comerciantes de reconocida trayectoria que daba créditos a sus clientes, decidió formar una empresa, a la que bautizaron Crédito Familiar. El emprendimiento fue creciendo y, en el año 1992, se convirtió en Financiera Familiar.

Familiar fue pionera al llegar al interior del país, la cobertura geográfica vino de la mano de una creciente variedad de servicios para clientes cada vez más diversos.

En el año 1997, para insertarse en el negocio de emisión de tarjetas de crédito, ingresó como accionista de Bancard, empresa líder en el rubro de procesamiento y miembro de Visa y MasterCard Internacional; participando desde entonces activamente en el Directorio de la organización.

En abril de 2003, se concretó la fusión con FIGESA (Financiera General S.A.), con lo cual se conformó la Nueva Financiera Familiar que combina la alta especialización y larga trayectoria en negocios minoristas de Familiar con la estructura e importante experiencia en segmentos corporativos y agronegocios de FIGESA, ampliándose de esta manera la gama de productos y segmentos de mercado e incrementar su fortaleza y posición en el mercado financiero.

El tamaño de la empresa y las mayores necesidades de sus clientes condujo a Familiar a nueva etapa de crecimiento y expansión, luego de que el Banco Central del Paraguay, concediera la autorización para que Financiera Familiar S.A.E.C.A. se transforme en Banco Familiar S.A.E.C.A., conforme a la Resolución Nº 2, Acta Nº 95 del 17 de noviembre de 2008. Así el 2 de enero de 2009, Banco Familiar inició un nuevo capítulo.

Los productos tanto activos como pasivos se fueron diversificando, y del original préstamo de consumo en cuotas, la oferta se fue extendiendo a préstamos cada vez más especializados. Asimismo, en la actualidad, presta servicios de cuenta de ahorro a la vista, plazo fijo, emisión de certificados de depósitos de ahorro a plazo, tanto en moneda local como en moneda extranjera; cambios de monedas, envío y recepción de giros y remesas, pago de salarios, pago a proveedores y una creciente variedad de instrumentos destinados a satisfacer de manera integral las distintas necesidades financieras de las personas como también de las micro, pequeñas y grandes empresas.

En su trayectoria el Banco ha sido uno de los principales responsables del proceso de bancarización acelerada que se ha dado en los últimos 10 años en Paraguay. El Banco ha pasado de 110.000 clientes en el 2009, a más de 700.000 en la actualidad, y más de la mitad de ellos no eran clientes del sistema financiero antes de Familiar. Por tanto, la gran presencia del Banco en los hogares paraguayos, constituye una importante responsabilidad en el proceso de desarrollo de nuestro país.